Tag Archives: felsen

P1460342

Ouessant: aquí acaba Francia

800 habitantes, 1000 camas para turistas, 4 bares, 7 barcos pesqueros, pero no árboles y no policia (perfecto para conducir): Ouessant fue la primera isla que visitamos durante nuestro island hopping tour en la Bretaña. Al mismo tiempo fue el parte más occidental del país.P1460342P1460339P1460331P1460274Ouessant tiene 5 faros y desde aquí se puede ver otros 20. La razón para tantos faros en la isla es la misma como para tantas turistas: las rocas impresionantes en su costa. No es una isla para nadar, pero es perfecta para pasear o ir en bici. Y para comer!P1460291P1460352P1460363P1460262Como la isla no tiene árboles y no hay madera, los habitantes se acostumbraron a cocinar en la hierba (un plato de cordero tradicional dura 6 horas). Por el viento fuerte la hierba no crece mucho y por el clima templado sus raíces nunca se congelan. Nunca había visto una alfombra de hierba tan suave. P1460209Todo lo que está hecho de madera en Ouessant fue la madera de los barcos que se hundieron enfrente de la isla. En Ouessant normalmente no pasan muchas cosas, pero la gente que vive aquí cuenta historias divertidas sobre las cosas que han traido las olas después de naufragios. Por ejemplo un día se hundió un barco con muchos patos amarillos, el otro día uno con zapatos. Todo el pueblo tuvo que juntarse después para encontrar el otro zapato para el suyo.P1460412TY Korn fue el mejor restaurante de la isla. No tuve 6 horas para esperar un plato de cordero, por eso pedí un cangrejo con un cascanueces para abrirlo. P1460410DSCN1055P1460391P1460396P1460425P1460441P1460456Hay una cosa que no había hecho desde la escuela: un paseo nocturno (este vez nadie se besó jaja). Así pude ver las luces de todos los faros y sobre todo las del Creach, el faro más fuerte de Europa. Hasta los vi en la pared cuando me quedé dormida en mi cuarto del hotel- una de mis experencias favoritos durante este viaje.P1460485P1460517El día siguiente nos levantamos temprano para ir a la segunda isla. Le Glenán fue todo el contrario a Ouessant: sin rocas pero con puras playas preciosas.